Próximas carreras (o al menos, intenciones)

15/07/17 - Acuatlón Noja - Acuatlón - Noja - Cantabria-0 Km
09/07/17 - Triatlon Somo - Triatlón - Somo - Cantabria-0 Km

20 km Carrera de Bilbao

Van pasando los días, y voy cogiendo poco a poco, parte de la forma física que me hará falta para empezar los entrenamientos específicos para la Media de Vitoria.

Ahora que ya hemos vuelto a la rutina normal (colegios, trabajos, etc), es cuando empiezo a poder planificar un poco cómo voy a poder entrenar.

Por ejemplo, este año empiezo a poder ir a nadar por la mañana, antes de ir a trabajar. No es que disponga de mucho tiempo para ello, pero con media hora diaria en las que haré unos 1700-1800 metros, suficiente. 

Y llevo ya dos semanas contento con los entrenamientos que he hecho corriendo. Además, el domingo 18 de septiembre, hice la carrera 20 km de Bilbao. No me había apuntado, pero durante la semana, recibí un mensaje de un amigo que por lesión no iba a poder hacerla, y a cambio de alguna cerveza, me ofreció el dorsal.

Acepté, y eso que desde marzo no había pasado de 15 km ningún día.
El caso es que tras unos días de natación, y unos cuantos kms entrenados me planté en la salida con la única intención de hacer una tirada "larga" (a estas alturas, 20 km lo considero largo).

Salida desde la Gran Vía, es decir, por una calle ancha, y los cajones ordenados por ritmo por kilómetro y no por tiempo estimado como en otras carreras. Muy bien organizados, sin problemas para entrar y con espacio suficiente para los que estábamos.


La salida, como digo, amplia, saliendo con dirección al Sagrado Corazón y girando a la izquierda por Sabino Arana hasta el cruce para la derecha hacia San Mamés. Buena salida.

Yo cojo un ritmo asequible, rondando por debajo el 4:30 y sabiendo que no voy a aguantar a ese ritmo toda la carrera, ni de lejos.

Pero me voy encontrando bien, y cuando cogemos ya en el Museo Marítimo el recorrido habitual de entrenamientos que es todo llano, aumento un pelín el ritmo. Poco, pero lo suficiente para hacer la primera vuelta en algo menos de 43 minutos. Aunque le faltaban unos 200 metros para llegar a los 10 km. 

Por cierto, que había también carrera de 10 km y unos metros antes de su meta, nos separaban y pasábamos los de la carrera de 20 por un lado del arco y ellos por el otro. Pero también estaba muy bien indicado, con voluntarios que te indicaban por dónde tenías que ir y con carteles anunciadores de los recorridos.

La segunda vuelta, en su inicio, era diferente a la primera, haciéndonos ir por el parque de Doña Casilda para llegar hasta la Plaza del Museo y allí, bajar por un lateral del parque hasta de nuevo coger la zona 0, para ya sí hacer casi el mismo recorrido (con alguna variante) que la primera vuelta.

Aquí ya me dejo caer un poco y bajo el ritmo para ponerme en modo piloto automático rondando los 4:50 por km. Había mucha humedad, así que en el avituallamiento del km 15, decido parar a beber tranquilamente puesto que llevaba una sudada considerable.

Sigo ya hasta meta, disfrutando de los kilómetros y a la vez, con ganas de llegar puesto que los isquios están empezando a protestar un poco por la acumulación de kilómetros.

Por los pelos al final no bajé de 1:30 como me predijo algún compañero del Txoko, aunque por poco. 1:30:20 en meta.

Sobre la carrera, decir que está muy bien organizada, con algún pequeño detalle que pulir para próximas ediciones, como por ejemplo, lo lejos que estaba la carpa de guardarropía con respecto a la meta, que aunque no estaba excesivamente lejos, creo que la podían haber puesto cerca de donde estaban los puestos del (gran) avituallamiento final de carrera.

Hablando con Imanol Loizaga, que estaba involucrado de cierta manera en la carrera, me enteré de que hay previsiones de hacer crecer la carrera lo suficiente como para intentar hacerla un referente de las carreras de la zona. Tiene buena pinta.

Yo creo que al año que viene, repetiré.