Próximas carreras (o al menos, intenciones)

15/07/17 - Acuatlón Noja - Acuatlón - Noja - Cantabria-0 Km
09/07/17 - Triatlon Somo - Triatlón - Somo - Cantabria-0 Km

Bicicleteando un poco

Pues las radiografías han dicho que Espolón no es. Así que lo más probable (por no decir definitivo) es que sea una Fascitis Plantar. Ahora toca esperar la consulta con el traumatólogo, para la que aún falta más de un mes. Aunque es cierto, que el médico que ha visto las radiografías, que además es corredor también, me ha dicho que algo ya puedo correr. Sin embargo, yo de momento prefiero esperar un poco aunque no descarto del todo salir a trotar algún rato.

Así que poco tengo que contar porque entre que no he salido a correr desde el Cross de Triano, y que la semana pasada fue un poco rara con tanta fiesta mezclada entre días laborables, no he entrenado demasiado. Una salida en bici en plan Verano Azul haciendo que Alba y su amiga Iraide vayan cogiendo algo de fondo en la bici,  y otra con Sergio haciéndole subir sus primeras rampas hasta Enekuri primero y luego hasta Artxanda.



Lo que si he hecho, y era algo que llevaba tiempo pensando hacer (las "malas" influencias de los ciclistas del Txoko, jejeje) ha sido la subida en Bici (aunque aún sea con la de monte) al Argalario (el monte que hay cerca de la Arboleda, que tiene una antena en forma de pirulí) desde el polideportivo de Gorostiza, en Barakaldo.
Son algo más de ocho kilómetros de subida, aunque tiene algún descanso que otro, por una carretera en buen estado y con nulo tráfico, al menos cuando yo fui.
Se me hizo dura la subida pero menos de lo que pensaba. Una vez arriba, las fotos de rigor, y bajada a toda leche por la carretera nueva hasta Gallarta, y de allí por el bidegorri hasta Bilbao.
Unos 52km en una mañana fresca y tranquila.




video


Ahora, he planeado para uno de estos días, hacer tres subidas a Artxanda, una por Enekuri y bajar por Etxebarri, subiendo de nuevo por Galdakao y bajando por Lezama para hacer la última subida por el Gallo y bajar ya a casa. A ver cuando puedo hacerla.

Resumen de entrenamientos


Cross Popular Triano y más

En estas dos semanas que han pasado desde la entrada anterior, ha habido un poco de todo.

Semana del 7 al 13 de noviembre
La semana del 7 de noviembre, fue casi una semana "ejemplo" de lo que me gustaría ir haciendo cada semana.

Conseguí ir 4 días a nadar, los dos de spinning fueron entrenamientos durillos. Quizá lo que me faltó fue un par de días más de correr, ya que sólo fui el viernes y el domingo. El viernes hice un entrenamiento bastante bueno, con 12 kms de los que 8 fueron a ritmos de 4:17 de media. Y lo que es mejor, el talón no dio ninguna muestra de que estuviera mal.

El domingo, volví a salir aunque esta vez a ritmos más lentos, haciendo algo más de 13 kms a 4:37. Sin embargo, a pesar de haber ido mucho más cómodo de ritmo que el viernes, el lunes cuando me levanté, no podía casi apoyar el pie derecho. Las molestias del talón había subido en intensidad.

Semana del 14 al 20 de noviembre
A pesar de eso, el lunes a la tarde decidí volver a salir a correr, con la intención de hacer unas vueltas a mi circuito de cuestas del parque, pero en cuanto llegó la primera cuesta abajo, vi que no iba a poder seguir mucho tiempo. No solo me dolía al pisar con el pie derecho, sino que el izquierdo empezó a protestar.
Al subir, no había molestias, puesto que apenas se pisa con el talón cuando la pendiente es pronunciada, pero al bajar, cuando la pisada pasa a ser prácticamente entera de talón, veía las estrellas con cada zancada. 3 km y a la ducha.
Y la decisión (por fin), de dejar de correr una temporada y de acudir al médico a ver que soluciones hay.

Para compensar el no poder ir a correr, el martes y el jueves hice en las clases de Spinning, un (como dicen en el foro) "que se jodan las piernas", y de la resistencia y revoluciones que decía el monitor yo lo subía bastante más. Así hice dos clases bastante duras, con medias de vatios (incluyendo los calentamientos), cercanas a los 200 vatios.

En la piscina, también he metido bastante caña, haciendo el viernes un entrenamiento bastante duro, de 2500 metros haciendo más de 1000 con las manoplas. 500 fuertes y luego 500 alternando un largo fuerte con un largo suave. En los 500 fuertes conseguí por fin bajar de la barrera de los 8 minutos (7:35)

El jueves acudí al médico de cabecera, que además es corredor habitual y nos conocemos bastante. En cuanto le comenté lo que me pasaba, me dijo que lo más probable es que fuese un Espolón calcáneo, y me mandó hacer unas radiografías para confirmar o descartar el diagnóstico. Una semana de espera para hacer las radiografías.

También he desempolvado la bici de monte. El sábado, aprovechando que un amigo se ha comprado una bici, salimos a dar estrenarla con un pequeño paseo por el bidegorri hasta Portugalete. Poco más de 19 km, pero bueno, suficiente para ver que aún sé andar y que no necesito ruedines. Iremos subiendo la distancia poco a poco.

Esperaremos al miércoles a ver que dicen las radiografías.




Y lo mejor de todos estos días, ha sido mi debut en Cross. Fue en el primer Cross Popular de Triano, organizado por el C.A. Sendoa aprovechando que ya tienen toda la infraestructura montada puesto que son ellos quienes organizan el primer cross escolar de cada temporada.
Ya se que no debería haberlo corrido por lo de mi talón, pero a parte de que me había apuntado antes de tomar la decisión de dejar de correr una temporada, pensé que siendo un cross, con posiblemente barro y si no hierba, el terreno haría de amortiguación. Y la verdad es que no me molestó en absoluto.
Eran aproximadamente 5 kilómetros distribuidos en una vuelta pequeña y 5 grandes. No éramos muchos  atletas, así que se podía correr bien, con mucho espacio.
La salida fue una salvajada. Creo que yo iba a 3:40 y estaba de los últimos. Poco a poco cogí mi ritmo y fui pasando a bastantes a lo largo de las vueltas. Me lo pasé genial y aún siendo corto, acabé bastante cansado. El tiempo final fue de 20:44, para los 5 kms aproximadamente. No se si fueron más metros o menos, puesto que el Fénix se me quedó sin batería.









Media Maratón Nocturna 2016 y más

Antes de nada, y ya que los de Runnea ha elegido mi Blog como uno de los finalistas de su 2º Concurso de Blogs Deportivos, y aprovechándome un poco de que os pasáis por aquí, os pido que si tenéis un poco de tiempo, clickéis en este enlace (http://www.runnea.com/concursos/blogs-skechers-2016/victormlinares/) y votéis por mí. 
¡¡Os lo agradezco!!



Y ahora, después de pedir vuestro voto, vamos con la entrada:

----

Y es que no me centro.

Había planificado perfectamente todo para estar en Vitoria con las garantías suficientes para, al menos, hacer una buena carrera. Pero siempre acabo cambiando de idea. O desconcentrándome de la idea principal. Y esta vez no es como en marzo, que el esguince del tobillo me obligó a estar parado dos meses enteros.
Realmente, el objetivo que me había marcado para Vitoria era demasiado exigente. Llevo dos años sin mucha continuidad y con bastantes menos kilómetros que otros años. En 2015, fueron 1500 kilómetros, y éste, apenas sí paso de los 1000. Y así, podría intentar hacer los entrenamientos para la Media, pero lo más fácil (como me comentó Liza por Facebook) es que acabara de nuevo lesionado.

Por eso, he preferido ir poco a poco. Primero metiendo kilómetros a ritmos medios, con quizá, algún cambio de ritmo o algún tipo de fartlek o series, pero sin demasiada velocidad aún. Volver a hacer base.
Veremos.

De momento, sigo entrenando por las mañanas en la piscina, acumulando metros y metros y cada vez pudiendo hacer medias mejores. Y lo mismo en spinning donde, salvo un día que me lo tomé un poco como descanso después de la Media Maratón Nocturna de Bilbao (de la que hablaré enseguida), he estado haciendo buenas medias de wattios.

Sigo teniendo la molestia en el talón. A veces más, a veces menos. A veces pienso que debería descansar completamente de correr y otras, pienso que debería seguir como hasta ahora, haciéndome los masajes y "jugando" con la pelota de tenis. De momento seguiré como hasta ahora.

Desde la última entrada, han sido muchos y variados los entrenamientos que he hecho. Aquí un pequeño resumen.


Y de la Media Nocturna, bueno, pues en principio decir que me pareció notar menos fallos que otros años, aunque también es cierto que tuve la suerte de poder utilizar la carpa V.I.P. de patrocinadores, donde no había colas, y sí avituallamiento pre y post carrera, guardarropa, vestuario (aunque sin luz), masajes, etc. 
De los cajones, aunque estaban bien delimitados, era muy fácil colarte en el que quisieras. Yo salí en el cajón 4 puesto que me dejaron el dorsal, y me puse en primera fila donde vi que muchas personas de las que estaban en mi mismo cajón, pasaron tranquilamente por debajo de la cinta al cajón siguiente. Yo, por ritmo, lo podía (y quizás lo debía) haber hecho, pero prefería salir el primero del cajón 4 a salir de los últimos del 3.

Aunque menos que otros años, el Txoko vuelve a dejarse ver en la Nocturna
Como siempre, y hasta que no cambien la zona de salida, hubo tapones. A pesar de que dejaron un minuto de tiempo entre la salida de cada cajón, apenas había unos 200 metros de separación real, por lo que a pesar de que yo salí casi a sprint, enseguida me topé con la cola del cajón 3, por lo que tuve que hacer slalom cuando podía pasar a gente, y aguantarme las ganas cuando no podía hacerlo.

Yo me tomé la carrera como tirada larga, más para acumular kilómetros a buen ritmo que como una carrera en sí, por lo que la presión era relativa. Y aún así, fui adelantando a gente toda la carrera, para acabar en 1:33:59, que no esta mal.

Lo mejor de la carrera, para los que corremos la media y la pirata, sin duda alguna es la animación, y más cuando cuentas con un grupo particular de fans, que no paran de animarte cuando te ven!!



Pasados unos días después de la carrera, salió en los medios de comunicación la noticia (http://www.elcorreo.com/bizkaia/deportes/mas-deportes/201611/01/marcas-atletas-maraton-nocturno-20161101004022.html)de que por un error, y a pesar de que la carrera estaba homologada, las marcas no podían hacerse oficiales, puesto que en uno de los giros de 180 grados (justo al lado del Puente Euskalduna), el cono lo pusieron unos metros antes de lo que debería haber estado.

Conclusión: Nueva chapuza de la organización. Nada nuevo.

En fin, que Bilbao se merece una carrera en condiciones, y esta podría serlo pero no acaban de pulirla. Una pena.

Voy a ver si le doy un para de vueltas a la cabeza y me centro un poco con carreras y objetivos, aunque allí....a lo lejos....empieza a asomarse una idea..

Santander Triatlón Series (Getxo) II

Llegó el día del triatlón mucho más rápido de lo que yo hubiera querido. Como está sucediendo últimamente, no he podido entrenar como tenía pensado haberlo hecho, entre otras cosas, por una molestia que tengo en el talón derecho.

Por los síntomas, tiene toda la pinta de ser una fascitis plantar. No impide correr pero a veces es bastante molesta. Por eso, he estado casi una semana parado, dándome masajes yo mismo (sacados de youtube) y aunque no se ha curado, sí que he notado mejoría. De todas formas, sigo tratándome.

Empecé el plan de la Revista Runner´s de media maratón para sub 1:20, pero por la molestia en el pie, sólo he podido hacer un día, un duro 8x1000 en el que encima no cuadré los tiempos. Luego es cuando he estado de reposo (relativo).

Digo relativo, porque como comenté en el post anterior, he empezado a nadar por las mañanas, antes de ir a trabajar, y la verdad es que me está viniendo muy bien para no perder (incluso para ganar) algo de caja. Y también, he empezado ya con el spinning, así que aunque ha habido unos días en los que no he corrido, deportivamente hablando no he parado.

Después de estar esa semana parado (de correr), volví, y las sensaciones fueron bastante mejores de lo esperado, haciendo tiradas cortas (aún), de unos 10kms a ritmos de 4:40 bastante fácil. Por eso, el domingo fui muy tranquilo al Tri de Getxo

Del triatlón, decir que la experiencia me ha gustado mucho, pero como pensé cuando en mayo estuve viendo el Triatlón de Bilbao, el año que viene me apunto a hacer el Olímpico (1.5km nadando - 40km en bici - 10km corriendo) yo sólo.

En la natación, mi hermano Dani. De él fue la idea de hacerlo a relevos. Está entrenando mucho y bien para las distancias que está haciendo en aguas abiertas (Cruce del estrecho de Gibraltar, Ultraswim del Ebro, Travesía de la Bocaina entre Fuerteventura y Lanzarote...) por lo que no tuvo ningún problema en salir 4º del agua (de la clasificación de relevos, que eran 44 equipos).
Para la bici, contamos con un amigo suyo, Imanol, que cumplió sobradamente. Y yo corriendo.

Las sensaciones corriendo fueron muy buenas, disfrutando todo el tiempo yendo a ritmos muy cercanos (a veces algo más rápidos) de 4:10. Realmente fueron unos ritmos que no pensaba que me fuesen a salir. Al acabar, incluso pensé que podía haber corrido un poco más, pero estoy un poco bajo aún por lo que es probable que al final, hubiese tenido que bajar el ritmo. 
Así, como salió, está muy bien. Buenas sensaciones y disfrutando un montón.






El resumen de la última semana...


Viendo la tabla, la primera conclusión a la que debo llegar, es que están siendo entrenamientos demasiado cortos. Esta semana no he llegado a la hora de en ninguna de las sesiones, aunque hay que tener en cuenta que el lunes me quitaron una muela del juicio y estuve todo el día de reposo y el resto de la semana me lo tomé bastante suave por el triatlón del domingo. Y aún así, han sido 7 sesiones de entrenamiento.

Y para esta semana, el menú me trae mi cita anual con la nocturna de Bilbao. Este año, volveré a correr la Media (salvo los dos primeros años en los que corrí el maratón, el resto ha sido la media la que he hecho), con el mismo objetivo con el que corrí los 20Kms de Bilbao en septiembre: Acumular kilómetros a buen ritmo.

20 km Carrera de Bilbao

Van pasando los días, y voy cogiendo poco a poco, parte de la forma física que me hará falta para empezar los entrenamientos específicos para la Media de Vitoria.

Ahora que ya hemos vuelto a la rutina normal (colegios, trabajos, etc), es cuando empiezo a poder planificar un poco cómo voy a poder entrenar.

Por ejemplo, este año empiezo a poder ir a nadar por la mañana, antes de ir a trabajar. No es que disponga de mucho tiempo para ello, pero con media hora diaria en las que haré unos 1700-1800 metros, suficiente. 

Y llevo ya dos semanas contento con los entrenamientos que he hecho corriendo. Además, el domingo 18 de septiembre, hice la carrera 20 km de Bilbao. No me había apuntado, pero durante la semana, recibí un mensaje de un amigo que por lesión no iba a poder hacerla, y a cambio de alguna cerveza, me ofreció el dorsal.

Acepté, y eso que desde marzo no había pasado de 15 km ningún día.
El caso es que tras unos días de natación, y unos cuantos kms entrenados me planté en la salida con la única intención de hacer una tirada "larga" (a estas alturas, 20 km lo considero largo).

Salida desde la Gran Vía, es decir, por una calle ancha, y los cajones ordenados por ritmo por kilómetro y no por tiempo estimado como en otras carreras. Muy bien organizados, sin problemas para entrar y con espacio suficiente para los que estábamos.


La salida, como digo, amplia, saliendo con dirección al Sagrado Corazón y girando a la izquierda por Sabino Arana hasta el cruce para la derecha hacia San Mamés. Buena salida.

Yo cojo un ritmo asequible, rondando por debajo el 4:30 y sabiendo que no voy a aguantar a ese ritmo toda la carrera, ni de lejos.

Pero me voy encontrando bien, y cuando cogemos ya en el Museo Marítimo el recorrido habitual de entrenamientos que es todo llano, aumento un pelín el ritmo. Poco, pero lo suficiente para hacer la primera vuelta en algo menos de 43 minutos. Aunque le faltaban unos 200 metros para llegar a los 10 km. 

Por cierto, que había también carrera de 10 km y unos metros antes de su meta, nos separaban y pasábamos los de la carrera de 20 por un lado del arco y ellos por el otro. Pero también estaba muy bien indicado, con voluntarios que te indicaban por dónde tenías que ir y con carteles anunciadores de los recorridos.

La segunda vuelta, en su inicio, era diferente a la primera, haciéndonos ir por el parque de Doña Casilda para llegar hasta la Plaza del Museo y allí, bajar por un lateral del parque hasta de nuevo coger la zona 0, para ya sí hacer casi el mismo recorrido (con alguna variante) que la primera vuelta.

Aquí ya me dejo caer un poco y bajo el ritmo para ponerme en modo piloto automático rondando los 4:50 por km. Había mucha humedad, así que en el avituallamiento del km 15, decido parar a beber tranquilamente puesto que llevaba una sudada considerable.

Sigo ya hasta meta, disfrutando de los kilómetros y a la vez, con ganas de llegar puesto que los isquios están empezando a protestar un poco por la acumulación de kilómetros.

Por los pelos al final no bajé de 1:30 como me predijo algún compañero del Txoko, aunque por poco. 1:30:20 en meta.

Sobre la carrera, decir que está muy bien organizada, con algún pequeño detalle que pulir para próximas ediciones, como por ejemplo, lo lejos que estaba la carpa de guardarropía con respecto a la meta, que aunque no estaba excesivamente lejos, creo que la podían haber puesto cerca de donde estaban los puestos del (gran) avituallamiento final de carrera.

Hablando con Imanol Loizaga, que estaba involucrado de cierta manera en la carrera, me enteré de que hay previsiones de hacer crecer la carrera lo suficiente como para intentar hacerla un referente de las carreras de la zona. Tiene buena pinta.

Yo creo que al año que viene, repetiré.

Santander Triatlón Series (Getxo)

Y hete aquí que tras el típico parón de verano, en el que a duras penas sales a correr bajo el sol unos pocos días, y más que nada lo haces para que la vuelta en septiembre no sea demasiado dura, recibes un whatsapp proponiéndote un nuevo objetivo.

El Santander Tritatlón Series de Getxo, distancia Olímpica aunque en la versión de relevos, el próximo 16 de octubre

Fue mi hermano el que me envió ese whatsapp diciéndome que se les había caído del plan la persona (mi cuñada) que iba a hacer el sector de correr, y que si me apetecía hacerlo yo. Y aunque había pensado correr ese día la Media Maratón de Noja, me gustó la idea del triatlón a relevos, así que lo acepté.

No voy a prepararlo como tal, pero sí que me lo tomaré en serio ya que estará en pleno plan de entrenamiento para el gran objetivo que he pensado para este otoño-invierno, que será hacer MMP en la Media de Vitoria, allá por diciembre.

De momento, sé que tengo mucho trabajo por delante y el primero de todos es empezar a bajar peso. Esta inactividad intermitente que he tenido desde que me lesioné el tobillo, ha hecho que llegue a los 72 kilos, que aunque no parecen muchos (mido 1.72),  resulta que es el peso máximo que he tenido desde que corro.

El plan para la Media de Vitoria, no empieza específicamente hasta mediados de Septiembre, por lo que aún tengo tiempo para ir haciendo base y empezar a meter ritmos, Técnica de Carrera y fortalecimiento con cuestas y ejercicios propios.

Cuando mejor están las cosas...

Y como suele suceder, cuando mejor están las cosas es cuando viene Paco con las rebajas. Carreras a la vista, buenas sensaciones entrenando...

Resulta, que el viernes 11 de marzo, estaba haciendo un rodaje medio por Bilbao, y cuando ya estaba volviendo por la zona del Arriaga, pisé con medio pie izquierdo un bordillo, se me dobló el tobillo  hacia afuera y cataplúm, al suelo.

Me ayudaron a levantarme y las primeras sensaciones fueron de alivio porque a pesar de que me dolía el tobillo (no me hice nada más), parecía que podía ser poca cosa. No se hinchó de repente, así que parecía algo "leve". Poco a poco y suavecito, volví trotando a casa sin muchas molestias. Nada más llegar, me puse un poco de hielo. En esos primeros momentos, lo que más me preocupaba era no poder correr ese mismo domingo con Alba la Carrera Mixta de la UPV. Nos hacía mucha ilusión correrla juntos.
Pero bueno, llegó el domingo 13 , y corrí sin mayores problemas. Mientras pisara firme, no molestaba. De hecho, hicimos los 1500 metros a un ritmo muy cercano a 4 minutos el kilómetro. Y eso que el tobillo estaba más hinchado y tenía un poco morado en la parte baja del pie.

El martes 15, como todos los martes, fui a la piscina a nadar, pensando en mi ignorancia que no me molestaría y así perder la menor forma posible, pero nada más tirarme al agua y dar la primera patada, el tobillo se giró (como habitualmente hace al nadar), y vi las estrellas. Más incluso que cuando me hice el esguince. Así que dejé de nadar y decidí darme una semana de descanso, sin nadar, sin spinning y por supuesto sin correr, con la intención de más o menos llegar a poder correr el domingo siguiente, la primera etapa de la Bizkaia Kopa Trail (BKT).
Toda la semana poniéndome hielo y Radio Salil

Y eso hice.
El domingo 20 fui a Arrieta a probarme, y con la intención de que en cuanto notara la más mínima molestia, retirarme.  Y no tuve más remedio que retirarme al de un km y pico de empezar. No me hice nada pero al pisar un poco torcido, noté que el tobillo no estaba para nada bien.

Así que de nuevo, toda la semana siguiente sin hacer nada. Aunque bueno, el jueves 24 (jueves santo) , como hacía bueno y teníamos en casa ganas de monte, nos subimos al Ganeko desde el parking del Paga.

La semana siguiente tocó ir de vacaciones a Londres, así que 0 deporte y el tobillo regular. Sobre todo noté molestias en el viaje de ida, en el avión. Luego, anduvimos un montón por allí y no tuve muchas molestias. Por eso, el sábado 2 de abril, ya en Bilbao de nuevo, decidí volver a probar el tobillo en la piscina y como me había pasado la otra vez, nada más tirarme al agua y dar la primera patada, me volvió a doler. Así que no me quedó otra que pedir cita al fisio habitual.

Según el fisio, tengo un esguince de grado 2, y la recuperación será más larga de lo que yo pensaba. Llevo ya dos sesiones y aún sigue molestando.

Me he concienciado de que no queda otra que esperar a que recupere y por eso, no estoy llevando demasiado mal el no poder hacer nada de deporte, pero el tiempo sigue pasando y la temporada de carreras que tenía pensado hacer está ya avanzada. Por ejemplo, me he perdido estando ya inscrito, el fin de semana Trail de Arrigorriaga, con su carrera nocturna (que tenía muchas ganas de hacer) y la diurna del día siguiente. Me he perdido la segunda etapa de la BKT que será la semana que viene pero que ya ha cerrado inscripciones. Tampoco estaré listo para la Mello Saria de Muskiz del 24 de abril, porque aunque me recuperara para correr, no estaría en condiciones de hacerlo.

Se que no queda otra que esperar. Al menos tengo el consuelo de que la lesión que tengo ha sido por un accidente y no por desgaste.  Dicen que el que no se consuela es por que no quiere.

Mañana, tercera sesión de fisio. A ver que me cuenta.

05/03/16 II.Mugagabe Trail Laudio

Estas cosas que a veces suceden...resulta que hace tiempo que tenía escrita la crónica de la carrera de Llodio, la MugagabeTrail, pero se me había quedado como borrador, así que aunque estaba escrita, estaba sin publicar. Y gracias a que ayer leí que alguien había estado leyendo crónicas en mi blog, y por eso me di cuenta.
Con retraso entonces, pero ahí está.

El inverno ha venido para quedarse, parece. Frio, viento, lluvia, y en el Ganeko, nieve. Ideal para una carrera de monte exigente como la Mugagabe.

Cuando estoy ya en la cola para recoger el dorsal, me doy cuenta que se me ha olvidado el chip amarillo en casa. Así que tras comentarlo con las chicas que están repartiendo los dorsales, tengo que ir corriendo a la zona de salida y meta para hablar con los de Kirolprobak para que me dejaran un chip blanco. Problema solucionado.

Me cambio tranquilamente allí mismo, en la plaza. No está el día para correr en tirantes, como a mí me gusta y seguro que por el Ganeko, está mucho peor, así que me pongo una camiseta térmica, una de manga corta, el cortavientos (que han dicho que era obligatorio), y encima la camiseta del txoko. Por supuesto guantes, gorra y buff. Nunca he corrido tan abrigado. Además, llevo la camelback con una camiseta de repuesto y otros guantes.

Cuando estoy por allí esperando a que llegue el momento de calentar, veo a Gorka Viteri que ha venido a probarse un poco en la distancia corta.

Al final, debido a las condiciones climatológicas, la organización decide con un excelente criterio, recortar la carrera y haciendo que no subamos al Pagero (al lado del Ganeko), por lo que la carrera pasa de 29km con 1900metros positivos a unos 24 con unos 1400 metros positivos.

Total, que salimos primero los de la carrera larga. Los primeros metros los hacemos por asfalto y yo ya voy temblando. Llevo las Salomon Speedcross y en asfalto mojado es igual que si llevara unos patines. Aunque al de un kilómetro más o menos, empezamos ya a correr por pista.

El tiempo va empeorando según vamos subiendo. De hecho, en las faldas del Goikogane, la primera de las cimas, mientras vamos ascendiendo, voy notando como pasamos de un txirimiri a una nevada, pasando por aguanieve. Y unos pocos metros verticales. Esta subida es un poco complicada, entre la niebla, la nieve y el barro parece que con cualquier despiste puedes irte ladera abajo unos cuantos metros.

En mi caso, no es muy habitual correr pisando nieve, así que desde la cima del Goikogane, pasando por el Kamaraka, y toda esa zona, disfruto un montón. Hace frio, pero sólo noto algo en las manos. Los guantes se han mojado y es bastante incómodo. Físicamente me encuentro muy bien.

Asi, llegamos al punto en el que han recortado la carrera. Como he dicho antes, un total acierto.
Sube y baja en este tramo, pero a gusto todo el rato. Las zapas se están portando de maravilla. Sigue lloviendo y cada vez noto más frío en las manos. Según voy corriendo, tengo que ir abriendo y cerrando los puños para intentar que entren en calor. Decido que en el siguiente avituallamiento, pararé y me cambiaré los guantes.

Así, voy sufriendo cada vez más con las manos. El resto genial, ni cansancio, ni frio, ni molestias... pero las manos, buf!!! Así, que cuando llego a Santa Lucía, le digo a los voluntarios que estaban allí, a ver si por favor me pueden sacar los guantes de la mochila y cambiármelos, ya que para mí era totalmente imposible incluso quitarme la mochila. Me quitan los guantes y me ponen los otros. Procuro mientras vuelvo a correr, seguir moviendo los dedos, pero no noto más que dolor.

Sin embargo, como a dejado de llover y llevo los guantes secos (y estos son de punto y no de los finos como los que llevaba al principio), las manos van entrando en calor, y vuelvo a disfrutar otra vez corriendo.

Los últimos kilómetros, vuelven a ser por asfalto y como sigue mojado y es cuesta abajo, las speedcross vuelven a su versión de patines y tengo que ir despacio y con pasitos cortos para no resbalarme, lo que hace que me pasen un montón de corredores.
En meta, paro el reloj en 2h:39m, y muy contento.

Cojo la bolsa, a la ducha y de nuevo a la meta para comer algún pintxito de los que estaban haciendo en la barbacoa, y tomar algún zurito de los que estaban dando a los corredores.

La verdad es que me ha gustado mucho la carrera y la organización. Intentaré volver el año que viene a ver si con mejor tiempo, podemos hacerla entera.

Apuko Igoera 2016

Con todo lo que me gusta esta carrera y la de tiempo que hacía que no iba. 3 años sin pasar por allí.
No ha cambiado mucho desde 2012, y que no lo haga. Es de esas carreras que están bien desde el principio, con una gran organización y con un pueblo volcado en el evento.

Así da gusto.

Y si encima se va medianamente preparado, es la leche.

Con varios entrenamientos por el Malmasín, alguno que otro por el Pagasarri, y con más en asfalto, me presenté el domingo en Zaramillo con ganas.
Nada más llegar, recogí el dorsal y me fui con Roberto (del Txoko)  y Gorka (de Korrikazaleak) a tomar un cafecito. Había tiempo.

Nos cambiamos cómodamente, y tras un breve calentamiento, nos ponemos en la línea de salida.
Los primeros kilómetros son todos de subida, sin casi descanso. Y al revés que otros años, hago todo corriendo, sin dar un paso andando.

En un momento, me alcanza Txus, (un amigo del Camping), pero al poco tiempo se pone a andar.
Poco a poco, llegamos al segundo avituallamiento, y cojo un vaso de agua y un trozo de naranja. Mala idea.
No se porqué, pero cuando bebo en carrera, se me cierra el estómago y me dan casi ganas de vomitar. Así que desde aquí hasta el final, no vuelvo a probar nada de los avituallamientos. Algo tendré que hacer puesto que al final, noté la falta de hidratación y de alimento.

El caso es que me encuentro muy bien. Subimos y bajamos por el cortafuegos del Eretza y aunque hay algo de barro, se corre bien.

Hablando de barro, en general, había menos del que yo pensaba. Había estado haciendo pruebas los últimos días con las Salomon Speedcross 2 y con las Mizuno Kazan 2, y al final, pensando que iba a haber un buen barrizal, me decanté por las Salomon. Y como no había el barrizal esperado, los últimos kilómetros iba con una buena ampolla en el pie derecho. Tenía que haber ido con las Sportiva Bushido.

Tras el Eretza y hasta llegar al Apuko, es un terreno en el que se puede correr mucho. Y eso hice, disfrutando mucho además.
La cima del Apuko estaba poblada de gente animando. Se notaba que hacía buen día. Otros años, allí no había quien parara.
La bajada desde la cima hasta la vaguada, es criminal. Aunque quizá la culpa sea mía por tener demasiado respeto. Son unos 300 metros con un desnivel...no se calcularlo, pero exagerado. Además, ya se iban notando los kms y la falta de hidratación.
Desde aquí hasta meta, es todo bajada. Los cuadriceps andaban un poco tocados, así que no quedó otra que ir suave.

No faltó a la cita, el paso por la granja. Me encanta este tramo. Metiendo el pie hasta el tobillo en todo el ¿barro?
Llego a meta en 2:16, diez minutos menos que en mis dos anteriores participaciones. Contentísimo no sólo ya por el tiempo, ya que en realidad iba sin ninguna expectativa concreta, si no por las sensaciones durante toda la carrera. Hacía mucho que no disfrutaba tanto en una.

Ya en meta, y con un plato de macarrones en la mano y antes de comer un poco de costilla asada, saludos a conocidos y tal.

Para la próxima carrera, aún estoy en dudas. Quizá sea Mugagabe (Llodio, 29 kms).Un poco larga y con bastante desnivel para los entrenamientos que estoy haciendo aún.
Lo que si me está llamando mucho es hacer la Bizkaia Kopa Trail.

DATOS DE LA CARRERA

La travesía del desierto


2015 Ha sido, deportivamente hablando, una travesía por el desierto. Cuando en diciembre de 2014 cumplí el objetivo que me había propuesto para la Media de Vitoria (sub 1:23), me quedé sin un claro objetivo. Y así, poco a poco, fui dejando pasar carreras, entrenamientos, etc.

Tanto es así, que acabé el año con justo un poco más de 1500 kms corridos y pocos ni siquiera 80 kms nadando. Bastante menos que años anteriores, y eso que no hubo (y toco madera) lesiones de por medio más allá de la típica molestia por una ligera sobrecarga y cosas parecidas. 

Simplemente no encontraba un objetivo que me motivara lo suficiente como para salir en cada entrenamiento a darlo todo, por lo que habitualmente salía a rodar sin más objetivo que el de correr, que no es poco.

Sí que hubo un objetivo para el mes de Julio, correr por primera vez un maratón de Monte, Galarleiz, para el que tenía incluso el dorsal, pero al final, las circunstancias me obligaron a dejarlo para otra ocasión.

Sin embargo, 2016 ha venido con aires nuevos, aires de renovación. El primer y más bonito, ha sido que Alba ha decidido crear su propio BLOG. Deporteando desde cero No dejéis de pasaros por allí, le hará ilusión.

Y hablando de mi, hasta ahora, mi objetivo ha sido siempre tal o cual marca, en media, en maratón o en 10km, pero siempre sobre asfalto. Y aunque he corrido bastantes carreras de monte, nunca las he considerado un objetivo como tal, y creo que ha sido por eso por lo que he decidido que este año la cabra va a tirar al monte. 

Y como primera piedra de toque, Apuko Igoera que fue mi primera carrera de monte hace ya 5 años y quizá sea por eso, porque fue la primera, por lo que le tenga un "cariño" especial a la carrera. Me gusta mucho el recorrido.

Me gustaría participar también en la Bizkaia Kopa Trail, que serán 8 carreras a lo largo de todo el año y en la que se hace una clasificación final. 
Kosta Trail, Mello Saria, Karraderan, Bilbao Mendi Trail... hay muchas carreras de monte sin salir casi de casa, y cada vez hay más, así que el calendario lo iré planificando según vaya pasando el tiempo. Lo que sí que he hecho por primera vez, es la preinscripción a la Zegama-Aizkorri. Aunque no ha sido con la intención de que me toque para correrla este año, sino que lo que he pretendido es ir acumulando posibilidades para próximas ediciones. Aunque si sonara la flauta (cosa muy improbable), no quedaría otra que prepararla

Y hablando de la preparación. Entrenar monte, saliendo de trabajar toda la semana a las 6 de la tarde, es muy complicado. Hasta primavera, se hace de noche muy pronto. Así que intentaré aprovechar algún viernes para poder hacer una salida corta por Malmasín o Monte Avril, de una horita, y ya el sábado o domingo, intentar hacer algo más largo. Pagasarri, Ganekogorta, etc...Con lo que la semana, será más o menos así:

Lunes, sesiones de fortalecimiento, haciendo cuestas, escaleras, etc
Martes , natación y spinning
Miércoles, el día de las series, alternando una semana series largas y otras series cortas.
Jueves,  natación y spinning
Viernes, o monte o rodaje, pero suave y corto (10-12kms)
Sábado, rodaje medio-largo (16-17)
Domingo, Monte medio - largo

En principio no he planeado ningún día de descanso, aunque eso no significa que no vaya a descansar. Será muy rara la semana que pueda salir todos los días, así que la inercia será la que me planifique descansar.

Ya os iré contando como se desarrolla el año.